Lámpara artesanal de madera y enea

Inspirada en el tradicional asiento de nuestra artesanía, la icónica silla de enea, anea, boga o bova (según el territorio de nuestro país se le da un nombre u otro al material)

En su diseño se han mantenido algunas de las esencias de esta pieza tan icónica, que son los materiales y sus formas. Las patas cilíndricas de madera torneadas y la fibra vegetal, en este caso trabajada sin trenzar, lo que permite lucir un detalle que sin luz pasaría desapercibido que son los nervios internos de la enea.

 

La forma de tejer el material de la lámpara Boga, rehúye los tradicionales trenzados que la industria ya realiza, consiguiendo así que solo las manos de avezados artesanos puedan crearla (como es el caso de Joan Clop). Es un proceso totalmente manual, sin ninguna herramienta eléctrica y se consigue después de aproximadamente 240 nudos y 3 hora de trabajo.

La enea, es una planta herbácea del género Typha que crece en ríos, lagos, turberas. Tiene largas hojas planas pero gruesas y esponjosas, su extracción debe hacerse entre mayo y junio para que vuelva a brotar al año siguiente.

Es un material muy ecológico pues genera una gran cantidad de oxigeno y ayuda a depurar el agua donde crece. Su extracción no evita que vuelva a brotar y se hace de forma manual, igual que el proceso de preparación y trabajo no requiere de maquinaria

Se recogen cuando están verdes y se extienden para dejar secar durante 15 días aproximadamente, y se humedecen antes de comenzar a trabajar para darles flexibilidad

El nombre de esta lámpara artesanal de madera y enea es Boga, que es una de las denominaciones de este material que forma parte de la historia de nuestra artesanía.

 Diseño: Victor Olmedo (VO Estudi)

Artesanos: Pep Clos (tornero madera Sant Hilari de Sacalm)

                 Joan Clop (“cadiraire” y diseñador)